El ejercicio nos aleja de la muerte

Afirmar que el ejercicio nos aleja de la muerte es algo que se puede afirmar sin ninguna duda. ¿Pero realmente asegura una vida más larga? Aún no está claro. Revisaremos los estudios médicos acumulados, examinando la relación entre aptitud y mortalidad, y adicionalmente, esperanza de vida y calidad de vida.

Un resultado del avance de la tecnología, que comenzó con la Revolución Industrial, es que las personas en general disfrutan de niveles de vida más altos y tienen una mayor esperanza de vida. Pero este llamado progreso también ha ido acompañado de un aumento en la frecuencia de enfermedades «hipocinéticas» (disminución del movimiento) que, irónicamente, conducen a características aceleradas de envejecimiento y un posible desgaste más rápido de los órganos y tejidos del cuerpo. 

ejercicio fisico

Los principales sistemas que se verían afectados negativamente como resultado directo de la disminución del movimiento son los sistemas cardiovascular, sanguíneo y musculoesquelético.

En los últimos años, ha habido un aumento drástico en la conciencia de los beneficios para la salud de la participación constante en la actividad física. Este reconocimiento ha llevado a un aumento en el número de participantes del ejercicio en prácticamente todos los grupos de edad, tanto jóvenes como ancianos, pero desafortunadamente, aún no en la frecuencia óptima. 

En los EE. UU. Y Canadá, aproximadamente el 50% de la población adulta no se ejercita adecuadamente para cumplir con las recomendaciones de las diversas organizaciones de atención médica. En Israel, las cifras son bastante similares a las del resto del mundo occidental.

ejercicio fisico

La falta de ejercicio generalmente duplica la posibilidad de enfermedad coronaria y es un factor de riesgo importante que contribuye a enfermedades crónicas graves, como diabetes, cáncer de mama y colon, obesidad, hipertensión y enfermedades de los huesos y articulaciones (osteoporosis, osteoartritis), ansiedad y depresión y riesgo de caídas para los ancianos. La OMS ha identificado un estilo de vida «sedentario», la falta de movimiento suficiente, como la principal causa de mortalidad evitable. Este breve artículo revisará los conocimientos actuales en la literatura científica sobre la relación entre actividad física y mortalidad, esperanza de vida y calidad de vida.

ejercicio fisico

Relación entre ejercicio y mortalidad

En los años 50 y 70 del siglo pasado, la evidencia de una serie de estudios de cohortes longitudinales sugirió que los hombres y mujeres que aumentaron su actividad física redujeron el riesgo relativo de mortalidad en alrededor de un 20-35%. Estudios recientes muestran una disminución aún mayor en el riesgo de mortalidad en los casos de personas que se han elevado a un nivel más alto de condición física, y en algunos casos hay evidencia de una disminución de más del 50% en el riesgo de muerte.

Además, hacer ejercicio a un ritmo de quemar 1.000 calorías a la semana o, alternativamente, mejorar la condición aeróbica en 1 MET (la cantidad de oxígeno que consume el cuerpo por kg por minuto) provocó una reducción significativa, de alrededor del 20%, en el riesgo de muerte.

ejercicio fisico


Una mujer de mediana edad que no está activa (definida como al menos una hora por semana) tiene un 52% más de probabilidades de morir en general, tiene el doble de riesgo de morir por enfermedades cardíacas y vasculares y un 29% de probabilidades de morir por cáncer. en comparación con mujeres de la misma edad que hacen ejercicio. La trascendencia de estos hallazgos radica en que la salud de una mujer sana que no hace ejercicio es similar a la salud de una persona que padece hipertensión arterial, colesterol alto, obesidad o fuma cigarrillos en un nivel intermedio.

Por el contrario, los beneficios para la salud del ejercicio se han informado entre pacientes cardíacos. En una investigación que abarcó los resultados de 48 estudios experimentales sobre la rehabilitación física de pacientes cardíacos, hubo una disminución significativa en la incidencia de mortalidad temprana por todas las causas, particularmente enfermedades cardíacas, en pacientes cardíacos que hacían ejercicio regularmente.

La quema de 1600 calorías semanales en actividad física detiene la progresión de la enfermedad coronaria y la quema de 2200 calorías semanales está relacionada con la reducción de las placas ateroscleróticas vasculares. El ejercicio de baja intensidad (menos del 45% de la capacidad aeróbica máxima) contribuye a mejorar el estado de salud de los pacientes con enfermedades cardíacas

Esperanza de vida y calidad de vida.

En general, hay muy poca evidencia que apoye el aumento de la esperanza de vida como resultado del ejercicio regular. Sin embargo, existen algunos datos científicos que muestran que la actividad física crónica aumenta moderadamente la esperanza de vida. La investigación de Paffenbarger realizada en 1986 encontró que entre las personas de 80 años que realizaban actividad física regular que quemaban más de 2000 a la semana, había un aumento en la esperanza de vida de 1 a 2 años.
En el estudio más reciente mencionado anteriormente, se ilustró la relación entre correr y una alta esperanza de vida.

Además, existe una amplia evidencia que sugiere que la actividad física mejora la calidad de vida, especialmente en los adultos. El envejecimiento conduce a un fenómeno llamado «sarcopenia» (disminución del tamaño y número de células musculares = disminución de la masa muscular). El proceso es biológico, normal y nos sucede a todos a diferentes ritmos. Como resultado de estos procesos, es difícil realizar las tareas diarias básicas a una edad más avanzada, debido a las limitaciones de fuerza y ​​masa muscular.

El ejercicio es muy importante para mantener las reservas fisiológicas de la aptitud aeróbica (cardio) y el funcionamiento del sistema musculoesquelético. La actividad física no puede detener por completo el proceso biológico del envejecimiento, pero su mayor beneficio es que ralentiza el ritmo de deterioro de nuestras capacidades físicas y modera los efectos del envejecimiento en diferentes funciones.


Una persona que hace ejercicio con regularidad se asegura de acumular reservas de varios sistemas que normalmente se destruyen con el envejecimiento. 

Estudios recientes han encontrado que la actividad física está contribuyendo al funcionamiento independiente, la movilidad, los niveles equilibrados de azúcar en la sangre, la salud ósea, el estado de ánimo, la estabilidad psicológica y la mejora de la calidad de vida. Además, ha provocado una disminución en la incidencia de caídas, enfermedades y muerte prematura.

Cuando se trata de la esperanza de vida, también se debe mencionar que el ejercicio protege a uno de enfermedades graves e indirectamente contribuye a una vida más larga.

Si te ha gustado este artículo o tienes alguna duda o consulta sobre este u otros temas, no dudes en compartirlo aquí abajo ⬇ en la casilla de comentarios!!! KIDA

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre, tu correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información, revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.